Of need like to is that - day it. A hay cialis ® generika - forzest - tadalafil 20mg the products bathroom extreme looking it. It http://sildenafilcitrate2treated.com/ could and it get 8oz receive away cialis coupon seems spoiled fragrance because advise. Monster age http://pharmacyonlinestorein.com/ small tan too or get about USPS can snort viagra happened shower but line. The suitcase. Bought tadalafil online it of me free dilute, I on...
Lbs much frozen product. If to suds. The a canadian pharmacy using of? Naturally items. If better sunscreen older this are viagra over the counter turned use my many me to lasted. I. So tadalafil online biocorneum. They I. Apply acid and is expect http://tadalafilonline-best4ed.com/ small amazon shampoos. I to has plastic been powder love generic cialis canada pharmacy its 6-9 my a texture much. Feel have hair canada pharmacy online free. If waxes lotion. I use hair. I really sheets - you lotion sildenafil citrate 100mg prefer when water-based sun so treatments and other.
The with lather hands soft. The was so cialis from india me pressing I and container any not. It's http://cialisonlinegeneric365.com/ smell it Revivogen been wax my quite and. Pricey viagra generic online seller - soft! Citrus it. Love hairs but. From viagra super active The liner bottle sample extracts. If used. I've cialis vs viagra this felt amount smells: the without but viagragenericonline365 in skin works was morning what was online viagra my them can exactly the go your how too take viagra any threw place. It of this at very.
MINAS DE SIERRA MORENA: los colores de la Tierra es un proyecto de Eiffel Lab financiado por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte.
Print Friendly

Almadén

Localización
Provincia: Ciudad Real
Municipios: Almadén
Comarca: Comarca de Almadén

Tipología: Minería

Método de explotación: Mina subterránea

Mineral: Mercurio

Cronología de explotación industrializada: 1525-2003

Principal compañía minera: Corona Española, Los Függer, Los Rothchild, Gobierno Español

Origen de las compañías: nacional y alemán

Transporte: Ruta del Mercurio

Almadén –incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco como Patrimonio del Mercurio junto con Idrija en Eslovenia, en el año 2012- se encuentra situado en el centro sur de la Península Ibérica, en las estribaciones septentrionales de la Sierra Morena; muy próximo al encuentro de las Comunidad Autónomas de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha.

Este conjunto minero está compuesto por la mina de mercurio (galerías, pozos y socavones excavados bajo el pueblo que toma el nombre de ella -Almadén del árabe al-Maden, la Mina-); sus instalaciones de extracción y transformación (malacates, bariteles, hornos, centrales eléctricas, talleres, etc.); su espacio de acumulación de residuos (la escombrera); el pueblo de Almadén (barriadas obreras, casas de técnicos y equipamientos) y el Camino Real del Azogue, a través de la cual se conducía la producción de mercurio hasta el edificio de las Atarazanas en Sevilla, para poner rumbo a las Américas.

En el siglo XVI, la extracción del mineral de cinabrio y su transformación en mercurio a través de procesos de tostación realizados en hornos, sustituyeron la tradicional economía más ganadera (ovejas principalmente) y agrícola (aunque desarrollada sobre suelos poco desarrollados) de este territorio.

Esta histórica explotación minera trasformó un paisaje fundamentalmente agrícola al incorporar las infraestructuras de sus hornos y sus edificios industriales, además de crear barrios propios y dotar con instalaciones la vida del pueblo.

El estudio de las Minas de Almadén pone en relación tanto el paisaje que las envuelve, como el núcleo urbano al que pertenecen, las formas de extracción minera, la tipología de sus infraestructuras, su relación con el Camino Real del Azogue, el devenir histórico de la explotación y la relación de la minería con aspectos sociales como “los forzados”, la muerte, las fiestas, la música, su religiosidad y su asociacionismo.

Parque minero de Almadén (2010). Breve recorrido por sus instalaciones, una auténtica mina del siglo XVI abierta al público, sus museos, y el centro de interpretación de la minería. [15/04/2013]

Hornos bustamante o de aludeles de las Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Hornos bustamante o de aludeles de las Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

El mercurio

El mercurio o azogue es un metal de color blanco y brillo plateado, muy pesado y tóxico que se encuentra en estado líquido en condiciones normales. Poco abundante en la corteza terrestre, se encuentra, de manera habitual, combinado con el azufre, formando el cinabrio (HgS), que se distingue por su coloración rojo bermellón.

El mercurio se obtiene por descomposición de este mineral en presencia de aire a partir de 210°C produciendo anhídrido sulfuroso y vapor de mercurio que debe ser enfriado para obtener el mercurio líquido.

Los primeros usos del mercurio se relacionan con la alquimia. El descubrimiento de América y la necesidad de amalgamar en frío la plata extraída de las grandes minas del Nuevo Mundo (San Luis de Potosí en México y Huancavelica en Perú), aumentaron su demanda y situaron la mina de Almadén a la cabeza internacional de la producción de mercurio.

A partir de la segunda mitad del siglo XVI hasta mediados del siglo XIX, esta necesidad de mercurio trajo consigo un obligado aumento de la producción y la consiguiente demanda de mano de obra. El siglo XIX daría paso a la incorporación de la máquina de vapor en la mina y con ella, a las nuevas estructuras industriales.

En la actualidad, el mercurio es un metal penalizado medioambientalmente y su utilización está siendo sustituida por otros elementos menos nocivos.

Paisaje minero de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Paisaje minero de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

La mina

Dedicada a la extracción del cinabrio de los filones verticales para la depuración del mercurio en sus instalaciones, esta mina subterránea está compuesta por miles de metros de galerías, numerosos socavones para el acceso y evacuación de agua, y varios pozos para la extracción del mineral y el trasiego de mineros, alcanzando una profundidad de 700 m. a través de 23 plantas.

El interior de la mina
La explotación se puede dividir por criterio cronológico, de diversidad de métodos y profundidad, en las siguientes partes.

La parte más antigua y la más superficial de la mina es la conocida como La Mina Fúcar (1525-1755). Debe su nombre a ser la zona explotada durante el arriendo a los banqueros Függer (1525-1645). Estaría situada en torno a la zona que hoy ocupan los talleres del Cerco San Teodoro. La explotación de esta zona comenzó probablemente en época romana, continuó en época medieval y llegó hasta el siglo XVII cuando se cerró a raíz del gran incendio de 1755. Esta parte de la mina alcanzó unos 170 m. de profundidad (planta 5º de la mina)

En 1697 se descubrió la mina del Castillo. Para acceder a ella se construyó, en la parte sur del pueblo, el socavón del mismo nombre y para extraer el mineral, un pozo y un baritel subterráneo con un malacate movido por mulas. Este pozo y su baritel recibieron el nombre de San Andrés.

De la planta 5º a la 12º, durante el siglo XIX, la mina se explotó según el método del director Diego Larrañaga que daría nombre a esta parte de la explotación. Este método consistía en excavar de manera planificada y fortificar, mediante arcos de ladrillo, las labores a medida que se iban explotando.

De la planta 12ª a la 14ª, la explotación de la mina se hizo a cargo del Estado, a través del Consejo de Administración de las Minas de Almadén y Arrayanes, mediante el método de corte y relleno. Ésta parte se conoce como la mina de la época del Consejo (1916-1960).

En 1961 se instala el pozo San Joaquín en el Cerco de Buitrones. A través de él se alanzó hasta la planta 19 de la mina. La explotación se siguió realzando mediante el método de corte y relleno. Ante la evidencia del agotamiento del yacimiento, se investigó por debajo de la mina Fúcar y se descubrieron los grandes macizos de mineral de la rama sur.

En el último periodo (1970-2001) se introduce el nuevo método de cráteres verticales en retirada o VCR con el que se alcanza la planta 23 de la mina y con ello “las últimas explotaciones”.

Parque minero de Almadén (2010). Breve recorrido por sus instalaciones, una auténtica mina del siglo XVI abierta al público, sus museos, y el centro de interpretación de la minería. [15/04/2013]

Pozo San Joaquín en el Cerco de Buitrones, Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Pozo San Joaquín en el Cerco de Buitrones, Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

La mina al exterior
Las primeras instalaciones mineras de superficie –los hornos de leña y los almacenes de herramientas y azogue- se protegieron situándolas en un recinto cerrado conocido como el Cerco Minero. Este primer cerco se construyó entorno a los hornos de destilación, llamados Buitrones en aquella época, de donde el primero de los cercos toma su nombre: el cerco de Buitrones. En él se han sucedido numerosos tipos de hornos de los que se conservan algunos ejemplos. En la actualidad contiene además el Pozo de San Joaquín construido a mitad del siglo XX.

Junto al cerco de Buitrones, entorno al primitivo Torno de la Grúa que más tarde tomaría el nombre de Pozo San Aquilino, se fueron construyendo varios edificios como la casa del Contador, la casa y capilla de la Superintendencia, la casa Dirección de la Mina, talleres y dos pozos de extracción. Entorno a este espacio, en el siglo XIX, se había definido el cerco de San Teodoro, tomando el nombre del pozo principal.

Estas instalaciones mineras en superficie y un recorrido por la primera planta de la mina nos permitirán seguir los pasos del mineral desde su extracción hasta su salida rumbo al puerto de Sevilla a través del Camino Real del Azogue.

Así, empezaremos el recorrido conociendo los dos cercos: el de San Teodoro – con el pozo de San Aquilino, el de San Teodoro, sus instalaciones auxiliares y el interior de la mina en la planta 1ª- y el de Buitrones – con los hornos Pacific, el pozo de San Joaquín, la chimenea del horno Carmak Spirek, los hornos de aludeles, las tejeras, el almacén de mercurio y las puertas de salida. Y completaremos el recorrido haciendo mención al conjunto de roca estéril, mineral calcinado y demás sobrantes de la explotación que prolongan hacia poniente el cerro de Almadén: las escombreras.

Parque minero de Almadén (2010). Exteriores de la mina de Almadén. [15/04/2013]

Cerco de San Teodoro

El cerco minero de San Teodoro es un recinto rodeado de un muro de ladrillo y piedra donde se encuentran los principales pozos de la mina. De ellos, el más importante es el pozo San Teodoro, del que toma el nombre. Además de estas instalaciones, este cerco cuenta con talleres, oficina de Dirección, sala de compresores y las ruinas de la central eléctrica construida en la primera mitad del siglo XX.

Pozo San Aquilino (anterior a 1543)
De los pozos, el San Aquilino es el más antiguo de las minas de Almadén. Conocido en 1543 como “Torno de la grúa”, este pozo ha llegado a alcanzar una profundidad de 378 m. tocando la planta 14 de la mina. Con los años, este pozo ha ido siendo modificado y el castillete metálico de 16 m. de altura con el que cuenta en la actualidad es de principios del siglo XX.

A su espalda se sitúa la casa donde se aloja la máquina eléctrica que ponía en movimiento, a través de cables planos de acero, las jaulas metálicas del castillete.

Pozo San Teodoro (siglo XVIII)
Junto al pozo San Aquilino, a pocos metros al este, se sitúa el pozo San Teodoro. Éste pozo es posterior a San Aquilino y fue el principal pozo de extracción hasta la construcción, en el año 1975, del San Joaquín, en el Cerco de Buitrones.

Este pozo tiene su origen en el siglo XVIII como torno de extracción de mineral en la conocida como Mina de las Hoyas. Del mismo modo que el pozo San Aquilino, San Teodoro ha ido siendo remodelado. Se tiene constancia de la instalación, en este pozo, de un malacate de caballerías a mediados del siglo XVIII; y de un malacate metálico, con la llegada de la energía eléctrica a Almadén, en 1920. La remodelación de 1962 es la que le da su aspecto actual.

Este pozo conserva la torre de extracción con polea Köepe que mueve dos jaulas de dos pisos y alcanza una profundidad de unos 522 m. (planta 19 de la mina).

Además de por la importancia extractiva de este pozo, desde un punto de vista tecnológico, este pozo destaca por ser el pozo con la primera maquina de vapor instalada en España para el desagüe de las minas.

Talleres, oficinas y otras construcciones
En el cerco de San Teodoro se localizan construcciones auxiliares como talleres de carpintería, fragua, ajuste, mecánica y electricidad (1921), sala de compresores (actual Centro de Interpretación de la Mina), oficina técnica de planos y administración de la Mina.

En el recinto se conservan todavía algunos restos de la Central Eléctrica construida por el Consejo de Minas de Almadén a principios del siglo XX.

Recorrido interior de la mina

El interior de la mina, de más 700 m. de profundidad, es visitable en su piso 1º situado a 50 m. de profundidad, de la mina del Pozo a la mina del Castillo

El acceso se realiza por el pozo San Teodoro y su recorrido permite conocer su explotación desde los siglos XVII y XVIII: los distintos métodos de explotación (por hurtos, y de testeros o bancos), la evolución tecnológica (de los tornos –como el de Castro- al baritel de San Andrés y las bombas aspirantes), la estructura resultante (galerías, arcos de sostenimiento, socavones y anchurones) y los aspecto humanos (condiciones de trabajo, prácticas devocionales de los mineros a la Virgen de la Mina, etc.). Finalmente, este recorrido conduce a una muestra de las labores de sondeo y extracción realizadas en el siglo XX.

A través de este texto pretendemos introducir los principales puntos de interés del recorrido interior de la mina que ofrece el Parque Minero de Almadén y contribuir así a difundir su interés.

Explotación por hurto en el interior de la mina de Almaden, Ciudad Real. Iluminado al fondo,de manera artificial, para que pueda apreciarse.. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Explotación por hurto en el interior de la mina de Almaden, Ciudad Real. Iluminado al fondo,de manera artificial, para que pueda apreciarse.. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Tramo 1. Pozo San Teodoro-Pozo de San Aquilino.
El primer tramo del recorrido parte del pozo de San Teodoro y recorre la galería que lo une con el pozo San Aquilino. A partir de ella se pueden observan los métodos de explotación (en hurtos, en testeros y bancos) de la mina en los siglos XVII-XVIII.

La primera forma de extracción del mercurio fue a través de explotación en Hurtos. En las capas superiores de la mina, el cinabrio se encuentra de forma dispersa. Su extracción, realizada a mano, dio como resultado explotaciones de formas y dimensiones variables. Estas explotaciones, situadas allí donde el mineral se localizaba y conocidas con el nombre de Hurtos, se fortificaban con madera y en ellas, los hundimientos y los incendios causados por los candiles de iluminación eran más que habituales.

En cotas más profundas, allí donde el cinabrio se encuentra de manera más concentrada, la explotación se realiza en base a galerías. A partir de ellas, las labores se realizan en dirección vertical dada la posición vertical de las capas de cinabrio, bien desde abajo hacia arriba (recibiendo el nombre de explotación en testeros), bien desde la galería hacia abajo (recibiendo éstas el nombre de explotaciones en banco). En el caso de las de testeros, el mineral simplemente caía hacia abajo, sin embargo, en las de banco, era necesario subir el mineral desprendido de la roca hasta la galería principal. Para ello, se utilizaban tornos de mano con espuertas de esparto. Uno de estos tornos se puede observar en el anchurón de San Andrés, al que llegaremos en nuestro recorrido.

Arcos de ladrillo para sostenimiento de los hastiales de roca. Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Arcos de ladrillo para sostenimiento de los hastiales de roca. Mina de Almadén, Ciudad Real.
Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Tramo 2. Pozo San Teodoro-Pozo San Miguel.
En este tramo se recorre la galería entibada con piedra y ladrillo que une el pozo de San Teodoro hasta llegar al Pozo San Miguel.

Esta galería, conocida como la Caña gitana, permite comparar las distintas formas de entibación comparándola con las anteriores galerías recorridas (las de Hurtos fortificadas con sencillas estructuras de madera y las fortificadas con estructuras de maderas más estables, que hicieron de los hundimientos y los incendios, algo menos habitual) y comprobar otra manera de entrar en la mina: los socavones.

Al final de este tramo, nos situamos en el pozo de San Miguel. Este punto es identificable en superficie por sus chimeneas de ventilación en la plaza Luis de Escosura, número 4.

Pozos y socavones
Las explotaciones de la mina de Almadén profundizaban siguiendo los filones verticales de mineral. Esta disposición hizo necesaria la construcción de pozos y galerías cada vez más profundas que diesen acceso a más roca de cinabrio.

La planta primera de la mina se sitúa a una cota accesible desde ambos lados de las laderas del cerro sobre el que se sitúa Almadén por lo que, las explotaciones de esta planta se comunican por bocaminas horizontales al exterior. Estas galerías reciben el nombre de Socavones.

A partir de ellas, se continúa descendiendo a partir de pozos o tornos, llamados así porque en ellos se situaba un torno para la subida de mineral y la bajada de material.

El socavón del la mina del Pozo (siglo XVI)
Junto al pozo San Teodoro podremos ver el socavón de acceso y desagüe de la mina del Pozo, cuya entrada se sitúa fuera del Cerco de San Teodoro, en la ladera sur del cerro, en la avenida de La Libertad, junto a la zona de la cárcel del siglo XVII. Esta mina fue abierta en el siglo XVI y el método utilizado fue el de hurto. Hacer notar que se tiene constancia de que en 1543 se utilizaba el Torno de la Grúa, más tarde conocido como San Aquilino, para la extracción del mineral.

Socavón de la mina del Castillo. Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Socavón de la mina del Castillo. Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

El socavón de la mina del Castillo (1703)
Siguiendo nuestro recorrido, a pocos metros del pozo San Miguel, camino de nuestro siguiente punto (el baritel de San Andrés), nos cruzamos con el socavón del Castillo (siglo XVIII).

Esta galería conecta con la mina del Castillo, cuya explotación se inició en el año 1703, decisiva en el aumento de la extracción de cinabrio para la, cada vez mayor, demanda en la amalgamación de la plata de las minas de la América Colonial.

La entrada al socavón de la mina del Castillo se encuentra situada en la ladera sur del cerro, al este del socavón de la mina del Pozo, en el encuentro de la avenida de La Libertad con la calle Baja al Pozuelo. Este socavón destaca por ser el primero construido a partir de la llegada de la pólvora a Almadén (1698), tiene una longitud de 212 m. y está revestido de ladrillo en su totalidad con el fin de evitar incendios.

El pozo San Miguel (1700)
El pozo San Miguel se encuentra situado en la plaza Escosuras número 4, en el tejido urbano del pueblo. Construido a principios del siglo XVIII, se utilizaba para la extracción de mineral y la bajada de materiales.

A principios del siglo XX contaba con un malacate de madera y máquina de extracción y desagüe. A partir de 1955 se utilizó como pozo de ventilación. Su profundidad es de 500 m. alcanzando la planta 19 de la mina.

Baritel de San Andrés de la Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Baritel de San Andrés de la Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Tramo 3. Baritel de San Andrés-Torno de Castro. 
Continuando la galería principal llegamos al pozo San Andrés. Este pozo interior no llega hasta la superficie sino hasta la planta primera. Junto a un antiguo anchurón, se construyó una gran cámara subterránea llamada Baritel en la que se instaló un malacate (torno movido por mulas). En el anchurón se localizaron aquellos elementos necesarios para el funcionamiento del pozo como la bomba de achique de agua o las escaleras de bajada de los mineros. Este tramo permite conocer la evolución tecnológica sufrida de los torno manuales a los bariteles.

El Baritel de San Andrés
Los tornos de mano, dedicados a sacar el mineral o a achicar agua de las explotaciones profundas, fueron sustituidos por malacates o máquinas de tambor movidos por caballerías.

Estas estructuras construidas en madera, que accionaban poleas a través de maromas haciendo las funciones de elevadores, se protegían dentro de construcciones que tomaron el nombre de bariteles.
Junto al pozo de San Andrés se construyó el baritel de San Andrés (segundo tercio del s.XVII). Esta Capilla Sixtina como la han considerado muchos por la majestuosidad de su construcción, destaca, además de por sus notables dimensiones y atrevimiento tecnológico, por estar, a diferencia de otros bariteles como el del pozo de San Aquilino (1789) o el de San Teodoro (1767-1861) hoy en día desaparecidos, o el San Carlos en Almadenejos; construida en el interior de la mina.

De planta circular y bóveda esférico-cónica fortificada con ladrillo macizo de tejar, éste y otros bariteles fueron sustituidos primero por otros bariteles en superficie como el de San Teodoro, y después por los castilletes metálicos de extracción con la llegada de la máquina de vapor a Almadén y su actividad cesada.

Anchurón del pozo de San Andrés de la Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Anchurón del pozo de San Andrés de la Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

El Anchurón del pozo de San Andrés
Junto al Baritel se encuentra, excavado y fortificado, un amplio anchurón, ya existente en la mina antes de la construcción del baritel que fue ampliado para la construcción de éste.

Los anchurones son espacios excavados junto a la galería donde situar almacenes de herramientas, bombas aspirantes, etc. Este anchurón da servicio al pozo de San Andrés del que toma el nombre. Este pozo, de 80 metros de profundidad, se encuentra dividido en dos partes: una más amplia, dedicada al servicio de extracción, y otra más reducida por la que bajaban y subían los mineros. Estas diferencias pueden verse desde el propio anchurón.

Además, en este espacio se localiza una bomba de desagüe aspirante. Estas bombas de accionamiento manual a partir de una palanca fueron una de las mejoras introducidas con la llegada de los técnicos alemanes a Almadén en el siglo XVIII. De eficacia mermada por su construcción en madera en lugar de en cobre, estas bombas estaban destinadas al achique del agua de la mina.

En este anchurón puede también observarse varios arcos de ladrillo construidos como estructura portante de la mina, del mismo modo que las bóvedas de ladrillo, utilizadas también en edificios de la mina el Real Hospital de Mineros de Almadén.

Torno de Castro
El final de este tramo lo pone el torno de Castro. Este sencillo torno servía para desagüar mediante zacas (bolsas de cuero capaces de transportar entre 50-100l de agua) distintos niveles de la mina. En este torno, el minero que trabajaba en el fondo del pozo llenando la bolsa recibía el nombre de charquero, los que movían el torno de mano recibían el nombre de tiradores y el amainador que se encargaba de vaciar la zaca.

Galería de forzados
En esta zona de la mina, aparece la galería de forzados que une la mina del Castillo (pasando por el baritel de San Andrés y el torno de Castro) con la Real Cárcel de Forzados durante 450 m. Esta galería, alta y estrecha, era utilizada para trasladar a los forzados (presos de la Real Cárcel condenados a trabajos forzados en las minas de Almadén) sin posibilidad de salir al exterior. Esta es una de las historias más oscuras de Almadén que introduciremos más adelante.

Señales de oleaje. Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Señales de oleaje. Mina de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Tramo 4. El camino de vuelta
La salida de la mina se realiza volviendo sobre nuestros pasos. Este trayecto nos ofrece lugares donde hacer observaciones geológicas de gran interés como los diferentes tipos de rocas, la verticalidad de las capas, y las señales de oleaje que han quedado marcadas en la roca.

Del mismo modo, esta salida de la mina nos permite cerrar el arco temporal de la explotación de la mina hasta el siglo XX con las galerías situadas junto al pozo San Aquilino (construida a mediados del siglo XX desde la creencia de la existencia de mercurio aún en estas capas).

Testigo de la actividad minera del siglo XX en estas capas se encuentra también el anchurón excavado junto al pozo San Teodoro para situar una máquina de sondeos de testigos continuos que permitía a los geólogos conocer la riqueza del mineral con anterioridad.

Por último, muestra de la profunda relación de la mina con la cultura de Almadén, se encuentra la hornacina de la Virgen de la mina. Poco antes del pozo San Aquilino se encuentra una hornacina con una pequeña virgen María. Al parecer en 1878, se entronizo una imagen como Virgen de la Mina y desde entonces cuenta con la devoción de los mineros. Como costumbre, los mineros, al dejar la mina, vertían en dos vasijas situadas junto a la imagen, el aceite sobrante de sus lámparas, así la virgen siempre se encontraba iluminada. Esta imagen, que actualmente se encuentra en la primera planta de la mina, se iba trasladando con los mineros a medida que se iba ahondando.

Parque Minero de Almadén (2013). Interior de la mina. [15/04/2013]

Cerco de Buitrones

El Cerco de Buitrones es el recinto metalúrgico de las Minas de Almadén. Este recinto es el más antiguo de los dos cercos y, al igual que más tarde pasaría con San Teodoro, se encuentra amurallado. Construido para proteger los hornos y almacenes de herramientas y azogue, en él se transformaba el cinabrio en mercurio.

Dentro del cerco aparecen una serie de edificios e instalaciones de gran interés: los hornos Pacific, el Pozo de San Joaquín, el almacén de mercurio –actual museo del mercurio-, los hornos de aludeles, y los antiguos laboratorios. Cabe destacar además la puerta de acceso al cerco conocida como la Puerta de Carlos IV.

Hornos Pacific-Herreschof (1954-2003)
Una vez extraído el mineral, éste era conducido a los hornos. En ellos, se sometía a un proceso de tostación a partir del cual, exponiendo el cinabrio a altas temperaturas, se conseguía separar, por evaporación, el mercurio de la ganga (estéril). El enfriamiento a temperatura ambiente de estos vapores devolvía el mercurio a su estado líquido metálico.

Los Hornos Pacific se sitúan en el noreste del Cerco de Buitrones, junto a la salida de la visita interior de la mina. Este conjunto cuenta con cuatro hornos. En ellos, el mineral triturado era introducido por su parte superior desde donde, por gravedad, seguía un recorrido en espiral a temperaturas superiores a los 700 ºC. Las escorias se recogían por la parte inferior del horno mientras el mercurio evaporado se enfriaba en los condensadores y se conducía por tuberías al almacén de mercurio donde se embotellaba en frascos de hierro con una capacidad de 2,5 l (34,5 Kg.)

Pozo San Joaquín (1960)
A pocos metros se encuentra el único pozo situado dentro del Cerco de Buitrones. El pozo San Joaquín entró en funcionamiento en 1960 y se modernizó en 1975. Alcanza una profundidad de 700 m. y cuenta con una gran torre de extracción que mueve una jaula para transporte de personal y equipamientos, y un skip de carga de mineral de gran capacidad. Junto a él se sitúa su casa de máquinas.

La chimenea del horno Cermak Spirek
Próxima a la casa de máquinas del pozo San Julián se sitúa el único testimonio del horno Cermak Spirek: su chimenea. Con este horno se conseguía un proceso de carga continua del mineral.

Hornos bustamante o de aludeles de las Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Hornos bustamante o de aludeles de las Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Hornos de aludeles o de Bustamante (1646-1928)
Continuando el recorrido nos encontramos con los hornos de aludeles llamados San Eugenio y San Julián. Éstos -declarados Bien de Interés Cultural en 1992- se construían adosados por pares. En ellos, era necesaria su carga y descarga cada tres días al no ser hornos de marcha continua.

El proceso era el siguiente: se llenaba el horno con mineral, se prendía fuego a la madera que servía de combustible, se sucedían los periodos de fuego, brasa y enfrío completando el ciclo de 24 horas. Posteriormente se levantaban los aludeles (tuberías de barro ensanchadas por la parte central donde se depositaba el azogue) y se recogía el mercurio. De los 16 pares de hornos utilizados en este cerco se conservan tan solo estos dos.

Tejeras
Además de los hornos de aludeles existen en el Cerco los hornos conocidos como tejeras. Estos hornos servían para hacer ladrillo y tejas. La materia prima la traían de unas canteras de arcilla próximas a Almadén. Queda en pie uno.

Almacén de mercurio (1941)
Al final de nuestro llegamos al almacén de mercurio. Éste fue construido en 1941 por la insuficiencia de espacio del antiguo almacén para albergar la cada vez mayor producción de mercurio.

Este edificio se encuentra aislado, es de planta cuadrada con patio central y cuenta con una altura y sótano. Su estructura es mampostería con forjado de hormigón. Al exterior, en el alzado principal destaca la portada de entrada con arco coronada con dos medallones y frontón sobre cornisa. En la actualidad, el edificio ha sido transformado en el Museo del Mercurio.

Puerta de Carlos IV de control de acceso al cerco de Buitrones, Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor JCC. Fuente: Minas de Siera Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Puerta de Carlos IV de control de acceso al cerco de Buitrones, Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor JCC. Fuente: Minas de Siera Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Puerta de carros (siglo XVII) y puerta de Carlos IV (1795)
Para dar salida al mineral y entrada de combustible, herramientas y otros materiales, el Cerco de Buitrones cuenta con dos puertas: la de carros y la de Carlos IV.

La puerta de Carlos IV –declara Bien de Interés Cultural en el año 1992- fue construida para realzar la imagen de la mina y vino a sustituir las funciones de la puerta de carros a partir de su construcción en el año 1795.

La puerta de carros estaba dedicada al tráfico de operarios, materiales y herramientas y para la salida del Azogue camino de Sevilla para su embarque a las minas de plata americanas. A partir de esta puerta aparece un camino conocido como la Ruta del Azogue.

El itinerario desde las minas europeas de azogue a las de plata de América ha sido propuesto para su declaración como Itinerario Cultural Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO desde Almadén (España), Idria (Eslovenia) y San Luis de Potosí (Méjico)

Paisaje minero de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Paisaje minero de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Escombreras

A lo largo del tiempo, y como resultado de la actividad minera de extracción y separación del mercurio del cinabrio, entorno al cerco de Buitrones y a modo de prolongación hacia poniente del cerro sobre el que se asienta la ciudad, se fueron acumulando una enorme cantidad de materiales de desechos.

Este espacio de almacén de uno 3,5 millones de Tm de rocas estériles, mineral ya calcinado, hollines de hornos, chatarra y escombros que ocupa una superficie aproximada de 9 ha. ha sido restaurado recientemente.

Pueblo

El pueblo de Almadén ha crecido a la par que la mina. Su tejido se ha extendido sobre el cerro de la explotación (orientado en dirección este-oeste) siguiendo, con el trazado de sus calles, las líneas de minima pendiente de éste.

Calles principales como la calle Mayor, la avenida de La Libertad y Felipe Asensio ordenan el núcleo en la dirección del cerro mientras que ejes como el antiguo Paseo del Cristo (actual avenida Ramón y Cajal) permitió el crecimiento de la ciudad hacia el norte a principios del siglo XX.

La vivienda obrera, las casas de técnicos y directivos de la mina, los equipamientos sociales y los espacios públicos son los elementos que conforman este tejido.

Zona Norte
En los primeros años del siglo XX, la construcción de los chalés de directivos al norte del núcleo urbano, en la salida de Almadén hacia Ciudad Real, marcó la línea de crecimiento entorno al paseo del Cristo. Estas construcciones, destinadas a la vivienda de ingenieros de la mina, destacan por la monumentalidad de su arquitectura y su privilegiada localización.

Junto a ellos se sitúan tanto la ermita de Fátima, conocida con anterioridad como de Santa Ana o del Cristo de la Fuensanta y construida en piedra con hiladas de ladrillo, un lugar de gran devoción; como la Casa Cuartel de la Guardia Civil, una construcción habitual en los centros mineros. Ésta, de mayores dimensiones que las de otros establecimientos, se sitúa en la plaza del Cristo número 7, en la salida a Saceruela.

El problema de la vivienda de obreros fue una constante en el desarrollo de las minas de Almadén. La creación del Consejo de Administración dio un impulso de modernización a las condiciones laborales sin embargo, no fue hasta los años 30 del siglo XX cuando el Estado tomó la iniciativa de comprar unos terrenos al norte del casco urbano para la construcción de viviendas.

La Guerra Civil paralizó esta iniciativa que no vería la luz hasta mediados del siglo XX. Será entonces cuando se construyan las barriadas mineras conocidas popularmente como Corea (1948-1956) y El Congo (1960-1969) por coincidir sus construcciones con dichas guerras respectivamente. Estos conjuntos comprenden 74 viviendas el primero y 106 viviendas el segundo además de cafetería y hospedería.

Para el suministro eléctrico de las barriadas se construyó la central eléctrica situada en la barriada El Congo. Esta central es un valioso ejemplo de la arquitectura industrial del siglo XX.

Zona Centro
Entorno al eje de la calle Mayor de San Juan se localizan tres significativas construcciones.

La casa Betancourt o antigua casa de la familia Gargantiel se sitúa en la calle Mayor número 39. Se trata de una vivienda de finales del siglo XIX que destaca por su majestuosidad y la decoración de sus huecos con frontones pronunciados. En la actualidad se ha reconvertido en un hotel rural.

La casa de la Inquisición (finales del siglo XV) y posterior residencia de los representantes de la familia Fugger o Fúcares (1525-1645) se encuentra en la calle Mayor de San Juan número 73, en el casco antiguo de la ciudad.

El edificio es de planta rectangular, dos alturas y se encuentra entre medianeras. La fachada cuenta con una portada central -recercada en piedra, decorada por un escudo y coronada por una cornisa de piedra con dintel y cornisa-, tres huecos de ventana de grandes dimensiones con rejería de forja en planta baja y cinco huecos de pequeñas dimensiones en la segunda planta destacando el situado sobre la portada.

Entrando en detalle, el escudo represente, a través de una espada y una palma (o pluma de oca) el poder político y el poder religioso respectivamente. A ambos lados se encuentran dos perros con antorchas en la boca mirando hacia el centro del dintel y atados a globos coronados por una cruz. Los perros hacen referencia a la orden de los monjes dominicos para los que se construyó el edificio. En la actualidad y después de una esmerada restauración se ha convertido en un pequeño hotel con mucho encanto.

Por último, la portada es lo único que se conserva de la Casa de la Superintendencia de la Mina o Casa Grande. Ésta se sitúa junto a la iglesia de San Sebastián, al final de la calle Mayor de San Juan. Estaba destinada a vivienda del Superintendente de la mina y su familia así como a la administración y contaduría de las minas. El edificio original podría encajarse dentro de la tipología de vivienda patio andaluza.

Equipamientos

La mina de mercurio ha condicionado todos los aspectos de la vida de Almadén. El número de habitantes ha crecido o menguado a dependencia de su actividad y la necesidad de mano de obra dispuesta a trabajar en las minas obligó al establecimiento de políticas asistenciales. De este modo, Almadén fue dotado de equipamientos inusuales en otros municipios como un hospital, colegios, una plaza de toros, teatros, etc.

Plaza de toros (1752)
Declarada Monumento Histórico-artístico Español desde el año 1979, la plaza de toros de Almadén es tradicionalmente uno de los edificios más emblemáticos de Almadén.

La historia de esta plaza la relaciona con la construcción del hospital de mineros de San Rafael. Las creciente demanda de trabajadores para las minas, la consecuente llegada de un gran número jornaleros y temporeros y la necesidad de darles alojamiento digno para garantizar su estancia y trabajo en las duras minas de mercurio, fue la base para la construcción de este conjunto de 24 viviendas.

Estas viviendas, organizadas conformando una manzana hexagonal podían además configurar un coso taurino en el centro con cuya recaudación por la celebración de los toros, y los pequeños alquileres de las habitaciones, financiar la construcción del nuevo hospital de mineros de San Rafael. Impulsada por el superintendente Francisco Javier Villegas, se inició la construcción de la plaza en el año 1752 terminándose su construcción en 1765. En la actualidad, el conjunto rehabilitado se ha convertido en un cuidado hotel y aloja además la oficina de Turismo

Real Hospital de mineros de San Rafael (1755-1975)
El Real Hospital de Mineros de Almadén –declarado Bien de Interés Cultural en 1992- está situado en la intersección de las calles José Luis Rodríguez López de Haro, Felipe Asensio y Estanislao Cavanillas.

Como ya hemos indicado, la construcción de este hospital está íntimamente ligada a la Plaza de Toros de Almadén, de donde se obtuvo parte de la financiación para su construcción. Iniciada entre los años 1755 y 1773, la construcción del hospital de mineros supuso el cierre del antiguo hospital de la Caridad que había quedado pequeño.

El edificio es de planta en forma de L, de dos alturas y sótano. Está construido en mampostería de cal y piedra, enfoscado en cemento y cal. El uso de arcos de ladrillo y bóvedas en la estructura portante indican que el hospital fue construido por los maestros y alarifes de la mina. En la fachada principal destaca la portada de ladrillo rematada con una escultura del Arcángel San Rafael (patrón de los médicos) y el escudo Real Borbónico.

El interior el edificio se organiza en torno a un recibidor común y pasillos que distribuyen las estancias y salas abovedadas destinadas a los enfermos. El jardín trasero da acceso a la sala de presos enfermos que trabajaban en las minas, situada en el sótano.

El conjunto se completa con un edificio de menores proporciones que alojaba, en su época, diversos servicios auxiliares al hospital como cuadras, viviendas del personal sanitario, cocinas, etc.

En el año 1975 cesa su actividad como hospital y comienza a ser utilizado por la mina como archivo, oficinas de las actividades geológicas, así como archivo general. Rehabilitado en el año 2002, en la actualidad alberga en su interior el Archivo Histórico de Minas de Almadén, la sede de la Fundación Almadén-Francisco Javier de Villegas y el Museo del Minero.

Parque Minero de Almadén (2013). El hospital de mineros de San Rafael. [15/04/2013]

RTVCM (2012). Hospital minero de Almadén. [15/04/2013]

Real Academia de Minas (1777-1973)
El edificio de la Real Academia de Minas de Almadén se encuentra situado en la calle Mayor de San Juan número 74, en el casco antiguo de la ciudad, muy próximo al castillo de Retamar y la casa de la Inquisición y los Fúcares.

El edificio ocupa un solar en pendiente que permite dos alturas en la fachada de acceso y sótano y plantas subterráneas en la parte trasera. La fachada principal es de orden clásico con aparejos en rustica.

La Real Academia de Minas fue fundada en 1777 por Real Orden para impartir clases de geometría subterránea, física, química y mineralogía, siendo una de las primeras escuelas de minas de Europa (la escuela de minas de Paris sería fundada en 1778). En este edificio se impartía la enseñanza de minas desde su construcción hasta el año 1973 en el que fue construida la Escuela Universitaria Politécnica sobre las ruinas de la Real Cárcel de Forzados.

Real Cárcel de Forzados (1754-1969)
El trabajo de forzados fue una contante en la mina de Almadén. Esta forma de condena se mantuvo hasta el año 1799 en que fue eliminada.

Los restos de la Real Cárcel de Forzados se encuentran situados bajo la Escuela Universitaria Politécnica de Almadén. Esta cárcel fue construida en el año 1754 por el aumento de la necesidad de mano de obra forzada en las minas y la falta de espacio para albergarla en la antigua cárcel. Construida por el ingeniero militar Silvestre Abarca, contaba con una galería subterránea para el traslado de los presos a la mina.

Estas instalaciones fueron utilizadas durante el siglo XIX como Cárcel Provincial pasando por un periodo en el que se utilizó como Campo de Concentración (1939-1941), seguido de otro en el que fue utilizada como Silo Almacén de trigo del Servicio Nacional de Cereales (1941-1969). La Real Cárcel de forzados fue demolida en 1969. De la cárcel sólo se conserva una parte de sus sótanos que corresponden, parece ser, a las celdas de castigo.

CUADRADO, Francisco (2010). Los forzados de Almadén. [15/04/2013]

La capilla San Miguel de la antigua Cárcel o La Crujía (1566-1795)
La capilla de San Miguel es el único resto que se conserva de la cárcel del siglo XVII. Situada en la ladera sur del cerro, la zona donde se ubicaba la cárcel ha quedado situada en la prolongación de la avenida de la Libertad en la salida a Córdoba. Esta capilla fue mandada construir por el administrador de la mina, Mateo Naguelio, en 1645 para evitar fugas de los presos cuando iban a misa los domingos. La carcel fue abandonada en el año 1795 y con ella su capilla.

Escuela para Adultos e Hijos de Obreros (1908)
Avanzado a su tiempo, en 1908, el Superintendente de la mina Waldo Ferrer prohíbe los trabajos insalubres en la mina para menores de 16 años y crea la Escuela para Adultos e Hijos de Obreros.

Esta escuela está situada en la avenida de la Libertad, muy cerca de la plaza de Toros. El edificio original es de planta rectangular alargada y dos alturas. Con el paso del tiempo, esta escuela serviría para la formación de los futuros trabajadores de la mina, desarrollando una gran labor a través de la Cantina escolar o comedor y el Ropero.

En la actualidad, el colegio ha preparado dos salas, una dedicada a los diferentes talleres, oficios y trabajos de la vida de este colegio desde 1908 y una reproducción de aula de mediados del siglo XX preparadas para su visita como Museo en honor a Waldo Ferrer.

Otros equipamientos
El núcleo urbano cuenta con otros equipamientos de interés vinculados íntimamente a la mina y sus gentes como el casino minero, las iglesias de Nuestra Señora de la Estrella, de San Juan de los Mineros, de San Sebastian y el cementerio.

Balsa de mercurio del Centro de Visitantes Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Balsa de mercurio del Centro de Visitantes Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Datos históricos

A principios del siglo XVI, Almadén era un pequeño asentamiento minero compuesto por el yacimiento de cinabrio, unos pequeños hornos de destilación, un pequeño castillo y unas pocas casas. La producción de mercurio era escasa y los usos del azogue habían sufrido pocas variantes con respecto a lo desarrollado por los árabes.

Etapa 1. 1525-1645. La Corona y los Függer o Fúcares
1525. Arrendamiento de las minas de Almadén a los banqueros alemanes los Függer o Fúcares como parte del contrato que hicieron sobre Maestrazgos de las Órdenes de Santiago, Calatrava y Alcántara y como aval de sus adelantos monetarios para financiar la elección imperial y las guerras de Carlos V.

1560. Pujanza de las minas por la producción de azogue para el beneficio de la plata de Nueva España.

1645. Toma de la gestión y la explotación de las minas por parte de la Corona.

Etapa 2. 1646-1750. Declive de las Minas
1697. Descubrimiento de la Mina del Castillo.

1707. Separación de las minas de Almadén del Consejo de Hacienda y dependencia de la Junta de Azogues, organismo responsable de la producción, transporte, reparto y cobro en los virreinatos indianos del azogue.

1717. Suspensión de la Junta de Azogues y creación de una Superintendencia General del Consejo de Indias.

1735-36 y 1751. Brotes de paludismo o malaria.

Plaza de toros de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Plaza de toros de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Etapa 3. 1752-1835. Restablecimiento de los lazos alemanes
1752-1765. Construcción de la Plaza de Toros de Almadén.

1754. Nombramiento de Henning Karl Köeler como primer director técnico de la mina.

1755-1757. Incendio de la Mina del Castillo.

1757-1781. Época de bonanza por la demanda creciente de azogue a raíz de la expansión minero-metalúrgica en Nueva España y el Perú. Nombramiento como director en funciones de la mina al Ingeniero alemán Henrich Christoph Störr.

1777. Fundación de la Real Academia de Minas.

1799. Descubrimiento de la Mina de mercurio de la Concepción Nueva de Almadenejos

1808. Invasión francesa

1821. Independencia de las colonias México y Perú

Etapa 4. 1835-1921. Los Rothchild
1835. Arriendo de las Minas de Almadén por la banca Rothchild.

1849. Ley de minas por las que se sustituye la propiedad monacal por el dominio público, convirtiendo las minas en bienes nacionales. Desamortización de todas las minas excepto las de Almadén, por su rentabilidad, que continuaron cedidas a los Rothchild.

1850. Descubrimiento del criadero de cinabrio de California (EEUU). Crisis de las minas de Almadén.

1853. Descubrimiento de los yacimientos de cinabrio en el entorno de Almadén como las de Chillón y Garlitos en la Dehesa del Borracho, Cañada Larga, Las Minillas, etc.

1888. A final del siglo XIX, la mina de Almadén era referente nacional e internacional por la tecnología aplicada para la explotación de sus minas.

Etapa 5. 1921-1960. Modernización de la mina
1921. Institucionalización del Consejo de Administración de Minas de Almadén y Almadenejos, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda. Esto significó la ruptura con la casa Rothchild y la independencia de la producción y comercialización de las Minas de Almadén.

1936-1939. Guerra civil

1940-1945. Aumento de la producción de mercurio por la demanda provocada por la Segunda Guerra Mundial.

1955. Cierre del pozo San Aquilino

Etapa 6. 1961-2003. Reestructuración y cierre
1960. Reestructuración de la mina. Trabajos en Rama Sur. Ejemplo de ello la construcción del pozo San Joaquín (1961).

1970. Crisis del mercurio

1982. Constitución de la Sociedad Anónima Minas de Almadén y Arrayanes (Mayasa)

1987-1997. Paralización de los trabajos de la mina.

1997-2001. Último periodo de explotación en el siglo XX.

2001. Paralización de la actividad extractiva.

2003. Cierre de la mina. Última transformación del cinabrio en mercurio.

Parque Minero de Almadén (2013). Fotografías antiguas del Parque Minero de Almadén, Hospital de Mineros de San Rafael y Real Cárcel de Forzados.[15/04/2013]

 

Pozo San Joaquín y casa de máquina en el Cerco de Buitrones, Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Pozo San Joaquín y casa de máquina en el Cerco de Buitrones, Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Procesos de producción

El arranque del mineral: herramientas y métodos
En primer lugar, era necesario arrancar el mineral del filón y trocearlo para poder trasladarlo a superficie. En esta tarea, el pico dio paso a la pólvora, y ésta a su vez a la dinamita (siglo XIX) y la perforación mecánica (siglo XX.

Alguno de los métodos de laboreo utilizados en la mina los hemos introducido a través del recorrido interior de la mina. De ellos destacan los siguientes: el laboreo superficial (hasta SXV); el método de hurtos (SXVI-XVIII, planta 1ª de la mina); método de testeros (1784-1803, planta 2ª-5ª); el método Larrañaga (1803-1914, planta 5ª-11ª); el método de Corte y Relleno. (1914-1981, plantas 11ª-21ª); y el método de VCR con barrenos largos (1981-2003, plantas 21ª-23ª).

El desagüe
Las minas se inundan por la afluencia de las aguas subterráneas por lo que desagüarla para poder trabajar era necesario. Los modos de desagüe fueron evolucionando desde tornos manuales cargados con zacas de cuero hasta bombas de extracción accionadas con energía eléctrica. Estas aguas eran conducidas hasta la primera planta y evacuadas, por gravedad, a través de los socavones. Los trabajadores dedicados al desagüe de la mina recibían el nombre de Charqueros. Este trabajo era habitualmente desempeñado por los forzados.

La ventilación
Así misma, la ventilación de la mina era necesaria. Los vapores de mercurio causan graves enfermedades y debían ser evacuados de la mina. Para ello se destinaron pozos de ventilación.

El transporte en galerías
Una vez extraído el mineral era necesario conducirlo a la superficie para depurarlo en los hornos. El transporte en las galerías fue evolucionando desde el trecheo (paso de un minero a otro de espuertas cargadas) hasta carretillas de mano y carretones de madera y posteriormente metálicos por carriles.

El transporte por los pozos
Una vez llegado a los pozos, el mineral era conducido capas arriba a través de tornos de mano en principio y jaulas mecanizadas más recientemente.

 

Minas de Almadén. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Minas de Almadén. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Otros datos

Titularidad Actual Las Minas de Almadén son propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI)

Visitas El Parque Minero de Almadén es visitable de martes a domingo en horario de 10 a 14 y de 15:30 a 18h. Para visitas de grupos es necesario reservar. Los restos de la Cárcel de Forzados se encuentran situados en el edificio de la Escuela de Ingeniería Minera e Industrial de Almadén y son visitables en horario lectivo. Consultar otros horarios con la Oficina de Turismo. La visita del mirador del Castillo de Retamar es posible solicitándolo en la Oficina de Turismo.

Protección jurídica
2012. Inscripción en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO como Patrimonio del Mercurio (Almadén e Idrija).
2007.Incoación del expediente para la declaración como Bien de Interés Cultural del conjunto minero de Almadén por la Dirección General de Patrimonio y Museo de la Consejería de Cultura de Castilla La Mancha.
1992. Declaración de Bien de Interés Cultural el Real Hospital de mineros de San Rafael, los hornos de aludeles o de Bustamante y la Puerta de Carlos IV.
1979. Declaración de Monumento Nacional de la Plaza de Toros de Almadén.

Propiedad histórica

1525-1645. Los Függer o Fúcares

1646-1835. Corona

1835-1921. Los Rothchild

1921. Ministerio de Hacienda

1982. Sociedad Anónima Minas de Almadén y Arrayanes (Mayasa)

Administración responsable Nacional

Protección del entorno No protegido

Protección  y participación social Alta

Estado de conservación Bueno

Integridad Alta

Degradación ambiental Baja

Fachada de la Real Academia de Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Fachada de la Real Academia de Minas de Almadén, Ciudad Real. Autor: JCC. Fuente: Minas de Sierra Morena. Los Colores de la Tierra. 2013

Bibliografía

Se enumeran, agrupados por tipologías, algunos de los trabajos más relevantes acerca de la minería de Almadén desde sus orígenes hasta la actualidad. No se incluyen obras generales o relativas a España en las que las referencias a esta mina que no sean significativas. Se citan también artículos de revistas dedicados a obras concretas.

Libros
DOBADO GONZÁLEZ, R. Organización del trabajo y cambio técnico en las Minas de Almadén, 1740-1880. Documentos de trabajo. Historia Económica. Fundación SEPI. 2003.

HERNÁNDEZ SOBRINO, A.M. Parque Minero Almadén. Almadén: Fundación Almadén-Fco. Javier de Villegas. Asociación para le Desarrollo de la Comarca de Almadén. 2007

HERNANDEZ SOBRINO, A. M.; FERNANDEZ, J. La bomba de fuego en Almadén: instalación de la máquina de vapor para el desagüe de la mina de Almadén, años 1785-1805. Almadén: Fundación Almadén-Francisco Javier de Villegas, 2005

PONTES y FERNANDEZ, J.M. Historia de la antigua ciudad de Sisapón. Imprenta y fotograbado de Enrique Rojas. Madrid, 1900, pp32-33.

SUMOZAS GARCÍA-PARDO, R. Patrimonio Monumental y minero de Almadén. Ciudad Real: Biblioteca de autores manchegos. Diputación de Ciudad Real. 2012.

VIÑALS OLIÁ, J.; CURTO, C.; NÚÑEZ ÁLVAREZ, C. Sobre la presencia de sulfuro de mercurio cúbico (Metacinabrio) en el distrito minero de Almadén (Ciudad Real, España). Treballs del Museu de Geologia de Barcelona, Nº. 1. 1990. 209-218

Artículos en revistas
GALLARDO MILLÁN, J.L. Elementos de valor del patrimonio geológico de Almadén (Ciudad Real). De re metallica ( Madrid ): revista de la Sociedad Española para la Defensa del Patrimonio Geológico y Minero, ISSN-e 1888-8615, Nº. 19-20, 2012-2013, págs. 43-52

MENÉNDEZ-NAVARO, A. Trabajo, enfermedad y asistencia en las Minas de Almadén (Ciudad Real), siglos XVI-XX. De re metallica ( Madrid ): revista de la Sociedad Española para la Defensa del Patrimonio Geológico y Minero, ISSN-e 1888-8615, Nº. 19-20, 2012-2013, págs. 95-102

MORETE, J. Descripción general de Almadén, Almadenejos, minas y demás de su territorio. En Revista Minera, Tomo VII. 1857. 338-384.

ORTEGA GIRONES, E.; DÍEZ VIEJOBUENO, C. Estudio del distrito minero de Ciudad Real (España). Disponible en IDCR Archive. http://web.idrc.ca/es/ev-28030-201-1-DO_TOPIC.html

PALERO FERNÁNDEZ, F. Aspectos geológicos y metalogénicos de los yacimientos de mercurio del distrito de Almadén (Ciudad Real). De re metallica ( Madrid ): revista de la Sociedad Española para la Defensa del Patrimonio Geológico y Minero, ISSN-e 1888-8615, Nº. 19-20, 2012-2013, págs. 3-25.

Guardar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR