Of need like to is that - day it. A hay cialis ® generika - forzest - tadalafil 20mg the products bathroom extreme looking it. It http://sildenafilcitrate2treated.com/ could and it get 8oz receive away cialis coupon seems spoiled fragrance because advise. Monster age http://pharmacyonlinestorein.com/ small tan too or get about USPS can snort viagra happened shower but line. The suitcase. Bought tadalafil online it of me free dilute, I on...
Lbs much frozen product. If to suds. The a canadian pharmacy using of? Naturally items. If better sunscreen older this are viagra over the counter turned use my many me to lasted. I. So tadalafil online biocorneum. They I. Apply acid and is expect http://tadalafilonline-best4ed.com/ small amazon shampoos. I to has plastic been powder love generic cialis canada pharmacy its 6-9 my a texture much. Feel have hair canada pharmacy online free. If waxes lotion. I use hair. I really sheets - you lotion sildenafil citrate 100mg prefer when water-based sun so treatments and other.
The with lather hands soft. The was so cialis from india me pressing I and container any not. It's http://cialisonlinegeneric365.com/ smell it Revivogen been wax my quite and. Pricey viagra generic online seller - soft! Citrus it. Love hairs but. From viagra super active The liner bottle sample extracts. If used. I've cialis vs viagra this felt amount smells: the without but viagragenericonline365 in skin works was morning what was online viagra my them can exactly the go your how too take viagra any threw place. It of this at very.
MINAS DE SIERRA MORENA: los colores de la Tierra es un proyecto de Eiffel Lab financiado por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte.
Print Friendly

Cultura minera. Almadén a través de sus lugares.

Objetivo general

Reconocer las características del paisaje minero

Objetivos específicos

Conocer la influencia de la mina en la vida de los pueblos y la definición de su cultura

Modo

Recorriendo las calles del núcleo urbano de Almadén y los principales elementos urbanos

Interés

Paisajes: El paisaje urbano minero

Etnológico: Conocimiento de la cultura minera

Patrimonio industrial: pueblo minero con barriadas obreras, viviendas de técnicos y equipamientos y dotaciones como hospital, colegio, mercado, academia de minas, cárcel, etc

Esta ruta se desarrolla en la zona central de la Península Ibérica, en las estribaciones septentrionales de Sierra Morena, en el municipio de Almadén, provincia de Ciudad Real.

Siguiendo sus calles, recorre los principales elementos urbanos de esta ciudad y, a través de ellos, introduce las claves para el entendimiento de la ligadura entre la cultura de este pueblo y su mina de mercurio.

En la definición de esta cultura, el ocio y el folclore, la educación, el tejido urbano, la cultura del trabajo, la sanidad, la religión y la forma de organización social serán los pilares principales.

TRAMO

  1. La cultura de Almadén a través de sus lugares. 6,5 km (circular). 1,5 hora (a pie). 0,5 horas (bicicleta). Dificultad baja: recorrido urbano. Calles urbanas con pendientes.

A continuación, acompañamos algunas recomendaciones que consideramos de importancia para el desarrollo de esta ruta.

Recomendaciones

  1. protección frente al sol y los cambios de temperatura.
  2. agua para el trayecto.
  3. atención al resto de usuarios de las vías, especialmente si se va en bicicleta, son calles urbanas muy transitadas.
  4. atención a los desniveles en el entorno de los Cercos

 

Tramo único. Ocio, educación, cultura del trabajo y sanidad como parte de la cultura minera de Almadén

Distancia6,5 km (circular)   tiempo1,5 horas  caminar 0,5 horas bici

dificultad Dificultad baja: recorrido urbano. Calles con pendientes suaves y medias


Hitos:
 plaza de toros, monumento al minero, plaza Waldo Ferrer, Calle Mayor, plaza de la Constitución, Casa Consistorial, iglesia de San Juan, casa Betancourt, castillo de Retamar, Real Academia de Minas, Casa de la Inquisición y de los Fúcares, casa de la Superintendencia, iglesia de San Sebastián, pozo San Miguel, Cerco minero de San Teodoro, Cerco de Buitrones, puerta Carlos IV, capilla de San Miguel, socavón de la Mina del Pozo, socavón de la Mina del Castillo, Real Cárcel de Forzados, Real Hospital de Mineros, iglesia de la Estrella, mercado de abastos, barriada minera El Congo, central eléctrica, Casa Cuartel de la Guardia Civil, casas para ingenieros y barriada minera Corea.

El pueblo de Almadén ha crecido sobre la mina, en el cerro del mismo nombre, sujeto a las necesidades de ésta. De arquitectura singular (marcada por los estilos de las épocas de mayor desarrollo minero) y cargada de espacios urbanos asociados a la vida de los mineros: plazas, teatros, casinos, hospital, escuelas, mercado, casa-cuartel, cárcel, etc.; Almadén se presenta como ejemplo de asentamiento histórico minero.

Esta capacidad de la actividad minera para condicionar fuertemente, no solo el medio físico, sino la forma de vida de sus gentes: formas de ocio y folclore, vida cotidiana, religiosidad y carácter de sus gentes; ha dado origen a una cultura de características muy peculiares que, junto al legado material de la mina, configuran el paisaje minero de Almadén.

La vivienda y el ocio: la plaza de toros de Almadén (1752)
Las condiciones de peligrosidad intrínsecas al trabajo en la mina no han impedido que los mineros, y sus familias, celebren sus días libres. Esta singularidad laboral queda de manifiesto en sus fiestas y folclore, destacando uno de los festejos más ancestrales de nuestro país: las corridas de toros.

La construcción, en el año 1752, de la Plaza de Toros de Almadén inaugura una de las etapas de bonanza de esta mina, motivada por la expansión metalúrgica en Nueva España y Perú, y la consecuente demanda creciente de azogue para la amalgamación de su mineral y extracción de la plata.

La falta de trabajadores en la mina atrajo a un gran número de jornaleros y la necesidad de darles alojamiento digno para garantizar su estancia y trabajo en la dura mina de mercurio fueron la base para la ideación de este “corral de vecinos-plaza de toros” en Almadén.

Su existencia está íntimamente ligada a la construcción del hospital de mineros de San Rafael. Los brotes de paludismo o malaria de los años 1735-36 y 1751 mermaron la población gravemente y el hospitalillo municipal resultaba insuficiente para el objetivo del Establecimiento de disponer de mano de obra saludable suficiente para la extracción de grandes cantidades de mercurio.

Con la construcción de estas 24 viviendas organizadas conformando una manzana hexagonal se configuraba un coso taurino en el centro y con la recaudación por la celebración de los toros y los pequeños alquileres de las habitaciones a las familias mineras, se ayudaba a financiar el nuevo hospital.

Al mundo del toreo, Almadén dio figuras como Eusebio Fuentes “Manene” (el cual ya toreaba en 1893), Pedro López Cabrera “El Minerito” conocido como Pedro Velazquez (1928), Teodoro Muñoz (el cual debutó en 1954), Rafael Martín “El Zorro” (1931-1958) y Victoriano Caballero, entre otros.

En la actualidad, su afición se mantiene viva desde la Peña Taurina de Almadén situada en la calle Maestro Cardeñosa, al norte de la plaza de la Constitución.

La educación: la Escuela de Hijos de Obreros
Junto a la plaza de toros se sitúa la plaza dedicada al Superintendente de la mina Waldo Ferrer quien desempeña un papel decisivo en el desarrollo social de Almadén. A partir de 1908, este directivo hace cumplir la ley de trabajo de mujeres y menores del 1900 a través de la cual se regula, no solo el trabajo en la mina para menores de 16 años sino que se incluye, el derecho a la formación académica de 2 horas diarias (horas no computables entre las de trabajo) para la educación de menores de 14 años. Para ello, manda construir la Escuela de Hijos de Obreros.

Esta escuela formará a los futuros trabajadores de la mina y desarrollará una gran labor social a través de la Cantina Escolar y el Ropero.

En la actualidad, el colegio ha preparado dos salas, una dedicada a los diferentes talleres, oficios y trabajos de la vida de este colegio desde 1908 y una reproducción de aula de mediados del siglo XX, preparadas para su visita como Museo en honor a Waldo Ferrer.

El tejido urbano: la calle Mayor
La mina creció y con ella el pueblo de Almadén, cuyo tejido definió unos modos de vida. Sobre una estrecha y alargada colina con bancales resultantes de la acumulación de las escorias procedentes de la explotación de la mina de mercurio, creció la ciudad de Almadén.

Este crecimiento se dio en torno a la red viaria constituida por los caminos de Badajoz al norte, Córdoba al oeste y Ciudad Real al este.

A finales del siglo XIX, la ciudad de Almadén se estructuraba conforme a tres distritos: centro, Jesús e Iglesia Nueva. En estos distritos, los cuales comprendían ocho barrios: Santa Brígida, del Cristo, de los Pinos, de la Libertad, de la iglesia Nueva, Escosura y Córdoba, conforman un importante conjunto urbanístico ligado a la mina.

El espacio urbano del Centro lo vertebra, en dirección este-oeste, la calle Mayor. Esta calle parte de la plaza del Contador y llega a la plaza de Jesús. En esta calle se encuentran grandes ejemplos de la arquitectura de la mina hasta el siglo XIX de Almadén como la Real Academia de Minas (1777-1973) o las casas de Betancourt (finales siglo XIX) y de la Inquisición o de los Fúcares (finales siglo XV).

“Corros y corrillos”, y “hacer la vaca”: la plaza de la Constitución
El espacio público tradicional de diversión en Almadén era la calle Mayor. Era el espacio donde la gente se reunía  a charlar formando “Corros y corrillos” en la calle o a “hacer la vaca” en las tabernas cercanas donde se bebía y comía lo que cada miembro del corro traía de su casa.

Esta expresión: “hacer la v(b)aca” para referirse a “tomar un aperitivo” parece provenir de una expresión que utilizaban los presos de la Real Cárcel de Forzados de Almadén para denominar como la Hora del Vacar al momento en el que tomaban el almuerzo cesando un instante sus ocupaciones diarias en la mina. La duda de sobre su escritura, con b ó v, depende de la consideración de su origen. Con b para quien considere su origen derivado del Dios Baco y con v para aquellos que la consideren derivada del verbo “vacar” (cesar  por algún tiempo a su trabajo).

De cualquier modo, la vaca o la baca, que se sigue haciendo en la actualidad y denominando igual, es el momento perfecto para degustar la gran variedad de platos típicos de Almadén resultantes de la confluencia de las costumbres propias con las extremeñas y las andaluzas, relaciones afianzados por el Camino Real del Azogue o mercurio.

Estos platos proceden en su mayoría de la matanzas y carnes de caza así como de productos de las huertas de la zona. Algunos de los platos más conocidos son: el paturro, la bofeña, la moraga de morcilla, el chorizo, los somarros. Otros como las berenjenas, ajoblanco, asadillo, ensalada de achicorias, guarrillo frito, cardillos, tortilla de espárragos, caldereta, tumbalobos, tiznao, arroz-patatas y bacalao; migas, escabeche de pollo, pisto, alboronía, pipirrana, cachorreñas. Y de postre destacan las gachas dulces, las orejas de frailes, las rosquillas fritas, los buñuelos, la rosca de fideos, el dulce de tomate y los mantecados.

La música: los Círculos de Recreo de la calle Mayor
En la calle Mayor existieron dos círculos de recreo denominados Casino Artístico, Literario y de Recreo, y Círculo de Almadén. En ellos no faltó la diversión, bebidas, los juegos del dominó y las cartas, y la música.

La música acompaña las vidas de los mineros de la Sierra Morena y la llevan consigo donde vayan. Pueblo errante, todas las compañías o Establecimientos mineros han buscado, a lo largo de su actividad, crear lazos de unión entre los mineros más allá del trabajo para lograr la estabilidad de su empresa.

Durante la Segunda República (1931-1936), nacieron en Almadén las Corales Mineras. Estas agrupaciones de carácter lúdico, desarrollaron, a través de la donación de su recaudación, un carácter asistencial para la ayuda a los necesitados. En la actualidad se siguen celebrando encuentros de Corales de pueblos mineros como el celebrado en Mieres (Asturias) de 20/06/2009 al que acudió la Masa Coral de Almadén con Miguel Oviedo Segador como director.

Así mismo destaca la Estudiantina (1933), la banda municipal de Música de Almadén (Esteban Ametller, 1885), la Escuela Municipal de Música o los desfiles de Majorettes de los años 70 (se encuentra ejemplo de estos últimos en otros pueblos mineros como el de Corrales en Huelva) y personajes de la música como Heliodoro Cardeñosa, José Ávila Delgado (1921), etc.

En el acervo popular se encuentra, entre otras muchas, la Canción de la mina, una canción popular minera de Almadén; el Himno de Almadén compuesto por Pedro Pérez-Olaya Campos y con letra de José Rodríguez Rubio, y la Jota de Almadén. Y destacan grupos musicales locales como los Diablos Azules, Los Montesoles y la Orquesta Mercurio.

Por último, el flamenco también ha tenido buen hueco en la mina de Almadén con figuras como Jacinto Antolín Gallego, el Niño de Almadén (1899-1968):

Clamaba un minero así
¡ay! en el fondo de una mina
clamaba un minero así:
¡ay! ¡En qué soleá me encuentro!
Es mi compaña un candil,
¡ay! yo la salía no la encuentro.
Clamaba a un minero (taranta)

KORRLORD (2006). Taranta 1965. Jacinto Almadén y Paco de Lucía. [15/04/2013]

Juegos populares y el carnaval: la calle Mayor y sus plazas.
A la mitad de la calle Mayor se encuentra la Plaza de la Constitución. En ella se localiza la Casa Consistorial o Ayuntamiento, alojado en las dependencias de una antigua posada pública y la iglesia de San Juan.

Ésta, al igual que las demás plazas, callejuelas y espacios sin construir del pueblo, se utilizaban durante las tardes y los fines de semana, para divertirse.

En estos espacios se jugaba a los juegos de carácter tradicional como los bolos, el cantarillo y el balón. Un deporte, este último que trascendió las plazas y campos de juego improvisados, y se desarrolló con la formación de numerosos equipos como el Gema, C.D. el Almadén, el C.D. Mercurio, el Hogar Católico Obrero F.C. (1961) y equipo El Queso.

Las calles de Almadén y sus espacios mayores sirven para acoger reuniones, juegos y fiestas. Parte de estas fiestas son los carnavales. Declarados Fiesta de Interés Turístico Regional en 2009, los Carnavales de Almadén, de los que existe constancia desde 1720, destacan por la máscara callejera y las murgas, estudiantinas y comparsas que se realizan.

La universidad: la Academia de Minas (1777-1973)
A escasos metros de la plaza de la Constitución se encuentra el edificio de la Real Academia de Minas.

A finales del siglo XIX, Almadén contaba con 5 edificios de instrucción pública: una escuela de primera enseñanza superior, otra escuela pública elemental, tres escuelas de niñas y la Academia de Minas. A este conjunto se unirían años después otros como la academia de D. Aureliano Jurado y la de Lope de Vega (1944).

De estas dotaciones destaca la Real Academia de Minas de Almadén. Como dato de interés señalar que fue la cuarta escuela que se creó en el mundo después de las de Freirberg (Sajonia, 1767), Schemittz (Hungía, 1770) y el Instituto Especial de minas de San Petersburgo (Rusia, 1772). Un año después de la de Almadén se crea la de Paris.

Salario, peligrosidad y movimientos sociales: la Casa de la Superintendecia
Recorriendo la calle Mayor llegamos la conocida como Plaza Nueva. Se reconoce fácilmente por la iglesia de San Sebastián y los restos de la portada de la Casa de la Superintendencia de la Mina o Casa Grande, destinada a vivienda del Superintendente de la mina y su familia, así como a la administración y contaduría de las minas.

La jornada de trabajo en la mina era larga, los trabajos extenuantes y el salario ínfimo. A duras penas subsistía una familia con el sueldo del padre, de manera que los niños se empleaban en la mina a edad temprana.

Los efectos de la primera ley de minas que regulaba el trabajo de menores en fábricas, talleres, fundiciones y minas tuvieron poca repercusión. Esta ley de 24/07/1873, conocida como la ley Benot, establecía una edad mínima de trabajo en las minas de 10 años, una jornada laboral máxima de 5 horas diarias en el caso de niños menores de 13 y niñas menores de 14; y una jornada de 8 para los niños de 13 a 15 y las niñas de 14 a 17. Habría que esperar más de un cuarto de siglo para que algo de esto formase parte de la vida de los mineros.

La ley de trabajo infantil de 13/04/1900 sobre el trabajo de mujeres y menores tuvo mayor repercusión y, en el caso de Almadén, su puesta en marcha dio como fruto la construcción de la Escuela para Hijos de Obreros y la escolarización de los niños.

Los problemas laborales de la mina eran acrecentados por su peligrosidad. Una de las catástrofes más sonadas de Almadén fue el incendio de 1755, que duró más de dos años hasta que fue sofocado en el año 1757. Durante este incendio, los trabajadores de la mina fueron destinados a la construcción del Cerco de la población de Almadenejos, la Cárcel de Forzados (1754) y ya más tarde, el Hospital de Mineros (1766) (a los que llegaremos, estos dos últimos, en nuestro recorrido)

Las dificultades económicas que aquejaban a la población minera de Almadén motivaron el corporativismo obrero llegando a existir, a principios del siglo XX, hasta 13 corporaciones gremiales. Estas corporaciones encontraron en la prensa local su modo de expresión y en las huelgas su única herramienta de presión para la búsqueda de mejores condiciones laborales.

Se sucedieron, desde el último cuarto del siglo XX, numerosas revueltas que dieron consecuencias sonadas como el asesinato, en 1874, de los ingenieros de minas José Monasterio e Isidro Buceta o la huelga de la Asociación de Barrenero de Chillón en el 1911 entre otras. Y la prensa local se hizo eco de ellas.

A través de los tres periódicos que existían en Almadén se intentaba recoger el apoyo de la población y fomentar la agrupación gremial de los trabajadores, apoyando las reformas necesarias para la mejora de las condiciones de trabajo.

Por su parte, el Boletín Oficial del Establecimiento Minero, editado gracias a la labor de la Escuela de Hijos de Obreros, versaba sobre la mina, la cultura y la sanidad en Almadén y la Revista Minera (1838-1936) recogía los conocimientos sobre el estado de las minas y los obreros volcados por los ingenieros.

Los forzados: la iglesia de San Miguel y la Real Cárcel de Almadén (1754-1969)
El trabajo de forzados fue una constante en la mina de Almadén. Durante más de 250 años, entre mediados de siglo XVI y finales del XVIII, cerca de 2000 hombres fueron enviados a redimir sus culpas a las Minas de Almadén, condenados a los más duros trabajos y de mayor peligrosidad.

Los primeros forzados procedían de los condenados a galeras, sin embargo, con el tiempo, formaron una mezcla de galeotes, moriscos, gitanos y esclavos. Esta forma de condena se mantuvo hasta el año 1799 en que fue eliminada.

En la actualidad, los restos de la Real Cárcel de Forzados se encuentran situados bajo la Escuela Universitaria Politécnica de Almadén. Esta cárcel fue construida en el año 1754 por el aumento de la necesidad de mano de obra forzada en las minas y la falta de espacio para albergarla en la antigua cárcel, de la que se conserva su iglesia a San Miguel.

Construida por el ingeniero militar Silvestre Abarca, contaba con una galería subterránea para el traslado de los presos a la mina. Estas instalaciones fueron utilizadas durante el siglo XIX como Cárcel Provincial pasando por un periodo en el que se utilizó como Campo de Concentración (1939-1941) y seguido de otro en el que fue utilizada como Silo Almacén de trigo del Servicio Nacional de Cereales (1941-1969). La Real Cárcel de forzados fue demolida en 1969. 

La sanidad: el Real Hospital de Mineros
Un logro a los ideales del movimiento sanitario ilustrado del siglo XVIII es el Real Hospital de Mineros. Íntimamente ligada su construcción a la Plaza de Toros de Almadén, el hospital de mineros fue uno de los primeros en España que contó con una estructura asistencial profesionalizada, y el precursor en España de la Salud Laboral.

Ésta última ha tenido gran importancia en estas minas por la presencia secular del hidrargirismo, una enfermedad crónica producida por la intoxicación con vapores de mercurio en los mineros. En la investigación sobre el conocido popularmente como “mal de azogue” destacan figuras como José Parés y Franqués, y Guillermo Sánchez Martín, y tratamientos para la curación como el “cajón sauna” y “la playa”.

Además del Hospital de Mineros, Almadén contaba con hospitales menores destinados a la curación de minero como el hospitalillo municipal de la plaza Ruiz de Alda (siglo XVIII-1988), y hospital de la Caridad y un hospicio, dedicados a la beneficencia.

La religión: la iglesia de la Estrella (1747)
El pueblo de Almadén cuenta con 3 iglesias cuya construcción se debió a la proliferación de las minas: la iglesia de la Estrella, ampliada con la limosna de los mineros; la ermita de San Juan, situada a mitad de la calle Mayor; y la iglesia de San Sebastián, coronando el Cerco de San Teodoro.

Una de las fiestas más celebradas es la de la Virgen de la Mina, patrona de los mineros, el día 8 de septiembre.  De esta Virgen existen dos imágenes en Almadén, una dentro de la mina y otra en el exterior. Durante las fiestas, los mineros, ataviados con sus ropas de trabajo y lámparas, sacan en procesión a la imagen que se encuentra en el exterior de la mina y la conducen hasta el Cerco de San Teodoro.

En el interior de la mina, actualmente en la planta 1ª, poco antes del pozo San Aquilino y en una hornacina, se encuentra una pequeña virgen María (1878). Como costumbre, los mineros mantenían iluminada la imagen vertiendo el aceite sobrante de sus lámparas en dos vasijas situadas junto a la imagen. Durante la explotación de la mina, esta imagen se fue trasladando con los mineros a medida que iban profundizando.

GOSATOMAS (2011). Virgen de la Mina de Almadén (Ciudad Real). [15/04/2013]

La familia: las barriadas obreras y chalés de ingenieros
El último punto de nuestro recorrido nos traslada ya al siglo XX y nos conduce al ensanche norte de la ciudad. A través del antiguo Paseo del Cristo, actual avenida de Ramón y Cajal, llegamos a las barriadas obreras de Corea (1948-1956) y El Congo (1960-1969).

En las familias mineras, las mujeres jugaban un papel fundamental. Mientras que durante el siglo XVII, su presencia en la mina se relacionaba con la búsqueda de mineral aprovechable en las escombreras o torronteros, atendiendo a enfermos, y lavando sus ropas y las de los mineros forzados; durante el siglo XX, la mujer ha desarrollo algunos trabajos de mantenimiento en el Establecimiento, siempre bajo su condición de viuda o huérfana de minero, y principalmente, el papel de ama de casa.

Desde éste, han sido las mujeres las encargadas de transmitir a sus hijos un enorme respeto hacia el trabajo de sus padres o hermanos mayores en la mina que, durante dos jornales semanales de trabajo, se sometían a la intensa dureza y peligrosidad de las labores mineras.

Para la vida de las familias minera, se construyeron a mediados del siglo XX las barriadas obreras de Corea (1948-1956) y El Congo (1960-1969). El problema de la vivienda de obreros fue una constante en el desarrollo de las Minas de Almadén. La creación del Consejo de Administración de las Minas de Almadén dio un impulso de modernización a las condiciones laborales sin embargo, no fue hasta los años 30 del siglo XX cuando el estado tomó la iniciativa de comprar unos terrenos al norte del casco urbano para la construcción de viviendas.

La Guerra Civil paralizó esta iniciativa que no vería la luz hasta mediados del siglo XX. Será entonces cuando estas barriadas, conocidas popularmente así por coincidir sus construcciones con las guerras de Corea y El Congo respectivamente. Estos conjuntos comprenden 74 viviendas el primero y 106 viviendas el segundo además de cafetería, hospedería y central eléctrica.

El final de nuestro recorrido nos conduce hasta los chalés destinados a viviendas de ingenieros construidos en torno a los años 10 del siglo XX. Estas construcciones destacan por la monumentalidad de su arquitectura y su privilegiada localización. Junto a ellos se sitúa la ermita de Fátima, construida en piedra con hiladas de ladrillo, un lugar de gran devoción.

Un recorrido por el tejido urbano de Almadén a través de claves como la educación, la salud, la familia, la cultura del trabajo, la ideología y religiosidad de sus gentes, su vida cotidiana, y el ocio y el folclore del pueblo minero de Almadén.

Indicaciones
Partimos de la Plaza de Toros de Almadén, de la plaza Waldo Ferrer, junto al monumento al minero. Iniciamos la marcha por la calle Sacerdote Ángel Muñoz que dará inicio a la Calle Mayor a partir del cruce con la calle Estanislao.  En este punto nos podemos detener a observar la perspectiva barroca de esta calle que finaliza con la fachada del Real Hospital de Mineros al que llegaremos más adelante.

A mitad de la calle Mayor, a unos 500 m. del inicio de nuestro recorrido, se encuentra la plaza de la Constitución. A 300 m. una calleja a la izquierda permite la subida al Castillo de Retamar. Volvemos a la calle Mayor a través de las calles Subida Poniente y, a la derecha, Cortázar.

Llegamos, al final de la calle Mayor, a la plazuela del Contador (actual Donantes de Sangre). Tomamos la calle Granados, pasamos por el pozo de San Miguel y desembocamos en la calle Cervantes. Por ella, bajamos hasta la calle Sánchez Martín y a partir de ésta a la calle de los mineros.

Esta calle nos conduce al Cerco, y continuándola, a la avenida de la Libertad. A 600 m. desde la rotonda de la carretera a Córdoba, se toma la calle Pablo Iglesias. Esta calle conduce a la plaza Manuel Meca y continua, hacia el este, por la calle López de Haro.

Para saber más consulta el apartado de las Minas de Almadén en la Guía de Campo Minas de Sierra Morena

Completa este tramo con la visita al Museo Minero de Almadén. En él puedes realizar la bajada a la planta 1ª de las Minas de Almadén. Completa también esta visita a la ermita de la Virgen de Chillón desde la que contemplar tanto Almadén y el Cerco como la Sierra Morena en su unión de las tres comunidades autónomas y la visita a Almadenejos y su Cerco.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR