Of need like to is that - day it. A hay cialis ® generika - forzest - tadalafil 20mg the products bathroom extreme looking it. It http://sildenafilcitrate2treated.com/ could and it get 8oz receive away cialis coupon seems spoiled fragrance because advise. Monster age http://pharmacyonlinestorein.com/ small tan too or get about USPS can snort viagra happened shower but line. The suitcase. Bought tadalafil online it of me free dilute, I on...
Lbs much frozen product. If to suds. The a canadian pharmacy using of? Naturally items. If better sunscreen older this are viagra over the counter turned use my many me to lasted. I. So tadalafil online biocorneum. They I. Apply acid and is expect http://tadalafilonline-best4ed.com/ small amazon shampoos. I to has plastic been powder love generic cialis canada pharmacy its 6-9 my a texture much. Feel have hair canada pharmacy online free. If waxes lotion. I use hair. I really sheets - you lotion sildenafil citrate 100mg prefer when water-based sun so treatments and other.
The with lather hands soft. The was so cialis from india me pressing I and container any not. It's http://cialisonlinegeneric365.com/ smell it Revivogen been wax my quite and. Pricey viagra generic online seller - soft! Citrus it. Love hairs but. From viagra super active The liner bottle sample extracts. If used. I've cialis vs viagra this felt amount smells: the without but viagragenericonline365 in skin works was morning what was online viagra my them can exactly the go your how too take viagra any threw place. It of this at very.
MINAS DE SIERRA MORENA: los colores de la Tierra es un proyecto de Eiffel Lab financiado por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte.
Print Friendly

Cultura minera. El flamenco y las minas de Sierra Morena

Objetivo general

Reconocer las características del paisaje minero.

Objetivo específico

Conocer una de las expresiones folclóricas de la cultura minera: el flamenco, a través de sus dos toques más ligados a la mina: el fandango y los Cantes de Minas.

Modo

Recorriendo los lugares mineros de la Sierra Morena donde todavía se mantiene vivo, como seña de identidad, este cante.

Interés

Etnología: conocimiento de la cultura minera a través del reconocimiento de la relación de la mina y el flamenco en la Sierra Morena.

Eiffel Lab (2013). Cuencas mineras de Tharsis y La Zarza. Minas de Sierra Morena. LOS COLORES DE LA TIERRA. Ministerio de Cultura. [30/08/2013]

El flamenco -inscrito en 2010 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO- es una expresión artística resultante de la fusión del cante (música vocal), el baile (la danza) y el toque (acompañamiento musical) que tiene como cuna la región de Andalucía, en el sur de España, raíces en otras regiones como Murcia y Extremadura y calado internacional.

A través del flamenco, interpretado en festividades religiosas, ceremonias sacramentales y fiestas privadas, se expresa toda una gama de sentimientos y estados de ánimo –pena, alegría, dolor, regocijo y temor-.

Esta manifestación es un signo de identidad para numerosos grupos entre los que su transmisión se efectúa en el seno de familias, dinastías de artistas, peñas flamencas y agrupaciones sociales, que desempeñan un papel determinante en la preservación de este arte.

El cante, el baile y el toque
El cante del flamenco, caracterizado por su concisión y sencillez, lo interpretan tanto un hombre como una mujer, en solo y generalmente sentados.

El baile flamenco es una danza apasionada. Su técnica es compleja y la interpretación es diferente según quien lo interprete.

El toque de la guitarra flamenca ha trascendido su primitiva función de acompañamiento del cante y a éste se unen otros instrumentos como las castañuelas y las cajas de percusión, acompañándose también con palmas y tacones. Más recientemente, al toque del flamenco se han incorporado además instrumentos como el piano.

Los Palos
Los teóricos han propuesto numerosas clasificaciones para los palos del flamenco. Tomaremos la de José Blas Vega el cual clasifica el flamenco en tres grupos: cantes primitivos, cantes derivados del fandango y cantes aflamencados. La clasificación continúa así:

  • Cantes flamencos primitivos: romances, tonás o cantes sin guitarra (Tonás, Deblas, Martinetes, Carceleras), Siguiriyas (Liviana, Serrana), Soleares (Alboreás, Cañas, Polos, Peteneras, Bulerias), Tangos (Tientos, Tanguillos, Marianas) y Cantiñas (Cantiñas, Alegrías, Cante de las Mirris, Caracoles, La Rosa, Mirabrás, La Contrabandista, La Romera, Cantiña de Romero el Tito, Cantiña del Pinini, Cantiña de Córdoba)
  • Cantes Flamencos derivados del fandango:Cantes de Málaga (Rondeña, Jabera, Verdiales, Fandangos locales, Malagueñas locales, Malagueñas personales); Cantes de Levante y Cantes de las minas (Granaína, Media Granaína, Taranto, Taranta, Cartagenera, Minera); Fandangos de Huelva (Estilos locales, Estilos personales) y Fandangos de creación personal.
  • Cantes varios aflamencados: de origen folclórico andaluz (Sevillanas, Saetas, Campanilleros, Bamberas, Pregones), de origen híbrido incierto (Farruca, Garrotín) y de origen hispanoamericano (Guajiras, Milongas, Colombianas, Rumbas).

La mina en el flamenco
Las gentes de las Minas de Sierra Morena encontraron en el flamenco una de sus mejores herramientas para expresar sus emociones.

El pueblo minero, gente tosca pero generosa e ingeniosa, honesta, educada, trabajadora y alegre (según la definición de H. J. Rose) y de distinta procedencia, buscó aliviar las duras condiciones del trabajo en la mina en compañía, en la calle, y con el cante, el baile y el toque.

Los cantes flamencos de las minas toman su estructura del fandango, para muchos, el cante madre del que parten todos los demás. En las minas de Huelva se canta por Fandangos de Huelva, el cante más primitivo que existe según algunos teóricos. Los Cantes de Levante, y más concretamente clasificados dentro de éste, los Cantes de Minas (Cartageneras, Tarantas y Mineras), se extienden desde Almería al Distrito Minero de Linares-La Carolina y las minas de La Unión en Murcia. Por su relación con la actividad minera, nombraremos el cante Martinete, un cante flamenco primitivo derivado de las Tonás, cuyo origen más probable son las fraguas y ferrerías de la Sierra de Sevilla.

Temas
Estos cantes muestran en sus letras el sentir de los mineros – sus miedos, creencias, anhelos y pasiones- y el ambiente en el que desarrollaron sus actividades.

Entre los temas más habituales destacan la alusión a la oscuridad, el frío y la muerte.

Es una característica común su tono general de tristeza, a veces subrayada por la soledad del minero en el interior de la mina. Sentimientos que a menudo son catalizados por la fe. También se canta al amor, muchas veces desde la perspectiva pesimista de la viuda o la madre; y a la violencia.

Una queja lleva el viento que suena, a bordón
en compás de Fandango estremecío por la mina y el pinar,
se rompen las gargantas de la noche como gallos del amor
que gritan el esfuerzo y el sudor de los mineros al cantar
las Minas de Riotinto con su historia desde el sabio Salomón,
le cantan con sangre y con sol, al mineral.

Artistas
Las minas de Sierra Morena fueron cuna de numerosos artistas flamencos. De ellos, destacamos algunas bibliografías:

  • Manolo Gómez Vélez (1892-1976) nacido en Riotinto, conocido como Manolo de Huelva y considerado como uno de los primeros guitarristas flamencos de concierto;
  • Jacinto Almadén (1899-1968) nacido en Almadén (Ciudad Real), conocido como el Niño de Almadén. Minero de las minas de carbón de Puertollano, y cantaor flamenco y maestro de los cantes mineros, empezó a cantar tarantas y dejó la mina por el cante.

Clamaba un minero así
¡ay! en el fondo de una mina
clamaba un minero así:
¡ay! ¡En qué soleá me encuentro!
Es mi compaña un candil,
¡ay! yo la salía no la encuentro.

  • Francisco Toronjo Arreciado (1928-1998) nacido en el Alosno, conocido como Paco Toronjo y considerado el más importante intérprete y creador de fandangos de Huelva.
  • Carmen Pacheco Rodriguez (1951) nacida en Linares (Jaén), conocida como Carmen Linares, es una de las cantantes más relevantes de la actualidad, premio Cante de las Minas de la Unión en 1978.

El flamenco en la mina
El cante minero salió de los pozos y de las nuevas fábricas, para instalarse en las tabernas, los ventorrillos y tascas, lugares en los que convivió con el juego (el dominó y las cartas) y la bebida -el aguardiente y el “Chiribitas” (castellanización de la bebida inglesa Cherry Brandy o Cherry Bitter)-. Estos factores favorecieron su desprestigio inicial y evolución como subcultura, hasta su popularización ya avanzado el siglo XX.

Consolidado como una manifestación cultural genuina y distintiva, el cante del flamenco sigue vivo en las Minas de Sierra Morena, latiendo con fuerza en festivales como el de Cante de las Minas de Peñarroya-Pueblonuevo (Córdoba); en concursos como el Concurso Internacional de Cante Flamenco “Puerta de Alcudia” Ciudad de Puertollano, el Certamen Nacional de Fandangos de Huelva Paco Toronjo en Alosno (Huelva), el Concurso Nacional de Tarantas en Linares (Jaén); en las Peñas flamencas como la de Puerta de Andalucía en La Carolina, Fuentecilla en Guarromán y Cabrerillo de Linares (Jaén): y en los teatros como el teatro-cine de Minas de Riotinto, o el Cervantes de Linares.

TRAMOS

  1. El fandango y las minas de Huelva: el Alosno, Calañas y Riotinto. 5 Km. Dificultad baja: calles de núcleo urbano y direcciones sencillas de seguir. A pie.
  2. Los Cantes de las Minas. Linares-La Carolina. Dificultad baja: calles de núcleo urbano y caminos fáciles de seguir. A pie.

Recomendaciones

  1. protección frente al sol y los cambios de temperatura.
  2. atención a los desniveles en el entorno en el entorno de las minas de Tharsis

Tramo 1. El fandango y las minas de Huelva: el Alosno, Calañas y Riotinto

Distancia 5 km (ida)   tiempo2 hora  caminar 1 hora bici

dificultad Dificultad baja: calles de núcleo urbano y direcciones sencillas de seguir

Hitos: Ermita de Nuestra Señora de la Columna, calle Real en Alosno, Casa en la calle Regajillo, 24, casa en la calle Nueva, monumento al Cascabelero, ayuntamiento, iglesia de Nuestra Señora de Gracia. Pueblo nuevo en Tharsis, minas de Tharsis, barrios mineros, iglesia, mercado y casino.

El fandango es parte fundamental de las minas de Huelva. El origen de este cante se remonta a los antiguos Tartessos, los cuales se cree, según definiría el ingeniero Ernesto Deligni en el año 1853, se asentaban en las tierras del Andévalo onubense donde, él mismo, fundaría la actual Tharsis.

En este enclave, la compañía minera de capital francés Compagnie des Mines des Cuivres d´Huelva, y más tarde, la Tharsis Sulphur and Copper Co. Ltd. (1866) iniciarían la explotación de las minas de Tharsis en Alosno y de la Zarza en Calañas (1886).

Las minas demandaron mano de obra. Los trabajadores acudieron, de los pueblos y las minas cercanas, para trabajar en las nuevas minas. De igual manera, las minas de Riotinto recibirían trabajadores de distintos lugares a partir de la llegada de la Riotinto Co. Ltd pocos años después, en 1873.

La mina encuentra su razón de ser en la diversidad, en un lugar donde conviven muchos orígenes, y el fandango da respuestas a ella, abriendo un amplio abanico de fandangos en la provincia de Huelva. De las tres comarcas onubenses: el Andevalo, la Sierra y la capital con los que se relacionan los tres núcleos del fangando de Huelva, nos acercaremos a la primera de ellas.

El Andévalo de Huelva comprende las localidades mineras de la provincia como el Alosno, El Cerro de Andévalo, Cabezas Rubias, Santa Bárbara de Casa, Calañas, Zalamea la Real, Minas de Riotinto y Valverde del Camino.

Estilo propio posee El Cerro, a través de letras alusivas a San Benito Abad (patrón del pueblo). Los fandangos de Zalamea son múltiples. Nacidos en la segunda mitad del siglo XIX, se les considera unos fandangos sobrios, de ritmo lento y rasgueos basados en toques de guitarra, laud y bandurria. A su vez, Valverde posee también un estilo propio de fandango, hasta tal punto que el valverdeño dice que para cantar su fandango “hay que ser del pueblo”.

El Alosno
Este tramo debe, por méritos propios, iniciarse en el Alosno, antiguo Portichuelo, municipio al que pertenecen las minas de Tharsis, y cuna de fandango parao o reñído, lleno de hondos saberes, viril y alegre.

En él, los artistas locales acudían, después del trabajo en la fábrica de harina y la central eléctrica de Juan Rebollo, a la tasca Mateo (hoy en día cerrada). En el núcleo del Alosno, es paso obligatorio la fuente de la Begacha y la ermita de la Columna.

Esta ruta obliga a pasar también por el pueblo de Tharsis y parar en su Casino de Mineros. La dureza del trabajo en las minas, las calles de los pueblos mineros y sus pequeñas casas, son ingredientes de sobra para comprender las letras de estos cantes y su devoción a las Vírgenes.

Calañas
Calañas tiene un sólo estilo de fandango al que, lógicamente, se le denomina fandango de Calañas. Este estilo está hecho para ser bailado por parejas y acompañado por la guitarra. Una de sus letras características, en la que se hace alusión al desarrollo industrial de la zona con la construcción de la línea Zafra-Huelva en el año 1889, es:

Calañas ya no es Calañas
que es un segundo Madrid
¿quién a visto por Calañas
pasar el Ferrocarril?

Riotinto
No es habitual que se incluya a Riotinto entre las localidades que poseen un estilo propio de fandango. A veces, se ha situado el fandango de Riotinto como estilo perteneciente a Valverde, pero es sabido que su verdadero nacimiento se realizó en Riotinto, de la mano de Manuel Medina.

En Riotinto existe otro fandango, más conocido y más estudiado, que nació en el seno de una agrupación músico-vocal de este pueblo minero. Dicha agrupación, denominada La Esquila (por utilizar una campana de este nombre con el que llama a sus componentes) está compuesta exclusivamente por hombres. En su seno, Juan Serrano compuso este fandango de Riotinto (1910-1919)

Una queja lleva el viento al salir el sol
Cuando dejan la casa los mineros para ir a su quehacer,
se encienden en las venas los silencios y las angustias del amor,
las dudas del regreso y el temor de que no puedan más volver
tan sólo le compensa con los hijos y la gloria del amor,
los brazos de viento y de luz de su mujer.

Indicaciones
La ruta parte del Alosno y llega hasta Tharsis. De la ermita de Nuestra Señora de la Columna en la calle Río, construida extramuros en el siglo XVI, y sigue por la calle Real, la más emblemática y representativa de la villa de Alosno, encontrándose todas sus esquinas reforzadas con unos perfiles metálicos de acero, presente en la letra del famoso fandango:

Alosno, calle Real del Alosno
con sus esquinas de acero
es la calle más bonita
que rondan los alosneros,
calle Real del Alosno.

El cambio de arquitectura debido al desarrollo económico e industrial de la zona se puede observar en las casas de la calle Regajillo 24 (vivienda tradicional del siglo XVII) y la calle Nueva. Se llega al monumento al cascabelero, el ayuntamiento y el recorrido termina en la iglesia de Nuestra Señora de Gracia y San Juan Bautista.

Y continuamos visitando el núcleo de las minas de Tharsis en el Alosno para acercarnos a la dureza de la mina. Se inicia en Pueblo Nuevo y con un recorrido a través de las Cortas, barrios de mineros, iglesia, mercado y finaliza en el Casino.

Para saber más consulta la ficha de las Minas de Tharsis y el apartado de ocio y folclore de la cultura en Sierra Morena

Completa este tramo con la visita del núcleo urbano de La Zarza en Calañas y Minas de Riotinto

Tramo 2. Los Cantes de las Minas. Linares-La Carolina

Distancia 3,5 km (ida)   tiempo2 hora  caminar 1 hora bici

dificultad Dificultad baja: calles de núcleo urbano y direcciones sencillas de seguir

Hitos: Ermita de la virgen de Linarejos, paseo de Linarejos, estación de ferrocarril de Madrid de la MZA, la plaza de toros, el teatro Cervantes, iglesia de San Francisco, antiguo hospital de San Juan de Dios, ayuntamiento, casa de la moneda, antiguo pósito, iglesia de Santa María la Mayor, palacio de los Zambrana (conservatorio de música) y el hospital de los Marqueses de Linares

La provincia de Almería gestó un abanico de cantes con identidad propia conocidos como los Cantes de Levante. De ellos, un filón se encuentra en las minas. Un flamenco genuino, asentado sobre la taranta conocido como los Cantes de Minas.

La llegada a Linares de la primera máquina de vapor en el año 1844 de la mano de la Compañía The Linares Lead Minino, supondría el inicio del auge minero e industrial del Distrito Minero Linares-La Carolina. Con él, la llegada de trabajadores a las minas de muy distinta procedencia.

Estos mineros, originarios en su mayoría de las comarcas mineras del sudeste peninsular (Murcia y Almería), viajaron con su cante a hasta llegar a estas explotaciones, lo que contribuyó a enriquecer los cantes con ejemplos como las madrugás murcianas, consideradas antecedentes de las primeras tarantas.

La llegada del ferrocarril en 1865 a Linares, que permitió la entrada de carbón de la cuenca minera de Peñarroya-Pueblonuevo en Córdoba para las fundiciones de Linares como La Cruz (1830-1991); la construcción de los nuevos poblados como El Centenillo (1867) y Los Guindos; y la instalación de nuevas fundiciones, como La Tortilla (1875), marcaron un periodo de intensa actividad en las minas del Distrito.

Esta actividad hizo aumentar exponencialmente la población de los núcleos principales apareciendo las nuevas barriadas obreras, y en ellas, los cafés-cantantes como Colón, Cortijo Real y el Manolín en La Carolina; y el café Los Meleros, La Perla, El Minero, Café Marín, y el Exprés o Salón Regio en Linares, desaparecidos con el cierre de las minas. En ellos se cantó a la vida y a la muerte, al amor, a la dureza del trabajo y a la devoción por sus vírgenes.

De qué le sirve al minero
el talento y el sentío,
si allá en el fondo de la mina
parte la piedra blanda y dura
y, sin temerle al peligro,
labra su sepultura

Indicaciones
Proponemos una ruta desde la ermita de la virgen de Linarejos, muy presente en las letras de las tarantas, hasta el hospital de los marqueses de los Marqueses de Linares, en un recorrido por el Linares de finales del siglo XIX que vivieron muchos de los grandes cantaores de Linares.

En el recorrido recorreremos el paseo de Linarejos para llegar a la estación de ferrocarril de Madrid de la MZA, la plaza de toros (cuna también Linares de famosos toreros), el teatro Cervantes, y los equipamientos más emblemáticos de la ciudad.

Completa con la visita al Distrito Minero de Linares-La Carolina

Fuentes de información

GARCÍA REYES, A. Guía del flamenco de Andalucía. Sevilla: Junta de Andalucía. Consejería de Turismo, Comercio y Deporte. 2002.
ÁLVAREZ CABALLERO, A. El cante flamenco. Alianza Editorial. 2004.

Enlaces

Flamenco Patrimonio de la Humanidad
Guía Telemática del Flamenco
Bienal de Flamenco
Centro Andaluz de Flamenco
De Flamenco.com
Feria Mundial del Flamenco
Flamenco News
Flamenco Sur
Horizontes flamencos
Taller Flamenco

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR